Skip to main content

En busca de los desaparecidos en Puebla, caso Texmelucan-Huejotzingo

Por, Pedro Alonso

Junio, 2022

San Martín Texmelucan y Huejotzingo son dos municipios que vivieron la llamada “época dorada del huachicol”, en donde se empezó a notar el número de personas desaparecidas y que actualmente reflejan lo que está pasando en el estado de Puebla, evidenciando que las autoridades no sólo ignoran esta problemática, sino que no hay justicia para las familias que buscan a un ser querido.

Colectivo Voz de los Desaparecidos en Texmelucan: Con apoyo del Colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla, se realiza una marcha pacífica a dos años de la desaparición Alejandra Arellano. Fotografía: Pedro Alonso

Lo anterior, se ejemplifica con el caso de Alejandra Arellano, cuya familia llamó la atención de la ciudadanía al colocar espectaculares en las principales vialidades para saber sobre su paradero; o el de Karina García, donde el colectivo feminista en San Martín Texmelucan Las Ácratas, empezaron a apoyar a la mamá en su viacrucis que ha tenido ante las autoridades para dar con su localización.

A la problemática en el estado se suma la crisis forense que azota a todo el país, pues desde 2019, el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla anunció la construcción de un panteón forense para así dar cumplimiento a la Ley General de Desapariciones Forzadas, con el objetivo de resguardar los restos de personas catalogadas como desconocidas, para que las familias que buscan a un ser querido puedan quizás identificarlos entre los cuerpos sin reconocer.

Además de la crisis forense que existe por parte de las autoridades también hay un desinterés para buscar a las personas desaparecidas; esto, de acuerdo con las declaraciones de las y los familiares, como quienes integran el colectivo “Voz de los desaparecidos en Puebla”. lo cual es preocupante, pues tan sólo en los primeros tres meses ya se reportaron 347 casos de acuerdo a la Fiscalía General del Estado

La crisis: Sin panteón forense y sin personal

En julio del 2019, el Tribunal Superior de Justicia del Estado anunció que se construirían dos panteones forenses, uno de ellos en el municipio de Huejotzingo, con el fin de dar cumplimiento en Puebla a la Ley General de Desapariciones Forzadas y con ello resguardar los restos de personas desconocidas para que sus familiares puedan identificarlas.

Tal y como lo informó ProyectoCINCO, en julio del 2021 uno de los panteones forenses sería construido en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco, Huejotzingo, en “una fracción de diez mil punto doscientos cinco metros cuadrados, de la superficie disponible del total de una fracción del inmueble identificado como predio formado por la mayor parte del antiguo lote cinco, que junto con los números uno, dos, tres y cuatro, eran la porción restante que constituían un solo predio de la Antigua Finca de Santa Ana de Abajo”.

Dicho predio se destinó para la construcción, operación y funcionamiento de una Unidad Forense y un Centro de Identificación Humana para Resguardo Temporal (Panteón Forense), acuerdo que fue publicado por el Gobierno Estatal el 20 de noviembre del 2019, en ese entonces fue donado al Tribunal Superior de Justicia del Estado debido a que tenía a cargo la operación del SEMEFO.

Lo anterior es de suma importancia, pues de acuerdo al documento: Recopilación de Información de los Cementerios Públicos en las Zonas Metropolitanas del país entregada en junio del 2021, por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el municipio de San Martín Texmelucan 8 cuerpos no fueron identificados ni reclamados, por lo que fueron enviados a la fosa común.

Lo mismo pasó en los municipios de Huejotzingo y Juan C. Bonilla, donde se reportaron cuatro cuerpos respectivamente; Mientras que San Felipe Teotlalcingo con 3; Le siguen San Lorenzo Chiautzingo, Domingo Arenas, San Miguel Xoxtla, Tlaltenango, y San Salvador El Verde respectivamente con un cuerpo sin identificar.

Es así como de haber existido el panteón forense los cuerpos se hubieran depositado e integrado su expediente detallado científica y pericialmente con las características individuales de cada persona, lo que daría certeza para la entrega a familiares o también cuando se logre su identificación.

El panteón forense permite que los cuerpos, que antes se resguardaban en el Servicio Médico Forense ya no se vayan a la fosa común, después de 3 meses sin ser reconocidos por un familiar, en muchas ocasiones sin un trato humano, pues se sabe que solo hay una cámara frigorífica hasta para 30 cuerpos, y hay días en las que llegan a ingresar hasta 20 cuerpos por día.

Mientras que en el panteón forense, los restos mortales, están en nichos edificados con características óptimas de conservación, el cual se sellan a través de una resina o goma especial para evitar el ingreso de partículas que afecten los restos y también para bloquear olores del interior.

Cabe resaltar que para marzo del 2020, el Servicio Médico Forense el cual estaba a cargo del Tribunal Superior del Estado, pasó a formar parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), con lo cual, esta última dependencia cuenta con dos áreas cuya labor se vincula directamente con la desaparición de personas.

Se trata de la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición cometida por Particulares, como responsable de la investigación de los delitos de desaparición; y el Servicio Médico Forense como área del Instituto de Ciencias Forenses encargado de la identificación de cadáveres.

Cabe resaltar que el Servicio Médico Forense de Puebla creó en el año 2013 el área de Identificación humana, por un equipo multidisciplinario de expertos, con el objetivo de realizar la identificación de las personas vivas o no y/o de los restos humanos que ingresan en calidad de desconocidos.

Por lo que en teoría los especialistas trabajan en forma coordinada para garantizar una identificación acertada y científica que dé tranquilidad cuando se restituyan los restos humanos a su familia.

Además de que el SEMEFO debe de brindar de acuerdo al folleto publicado por el TSJ de Puebla, en el que explica cuál es su función y del área de Identificación Humana:  «todos y cada uno de los familiares, así como a los restos humanos ingresados un trato digno, respetuoso y humano».

Sin embargo, las voces de colectivos de familiares de personas desaparecidas han dado cuenta de la crisis en materia de identificación forense en México de la cual el estado de Puebla no queda exento.

De acuerdo al informe sobre la Situación de la Desaparición de Personas en Puebla del 2021, elaborado por Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, SJ de la Universidad Iberoamericana Puebla, utilizando los datos del Movimiento Por Nuestros Desaparecidos México (MNDM), publicado en agosto del 2020, en Puebla existen 834 personas fallecidas no identificadas sobre resguardo. 

En Puebla hay 834 cuerpos sin identificar en servicios forenses y fosas comunes en el estado, cifra que representa el 1.6 por ciento de los personas sin reconocer, con lo que lo coloca en el lugar 12 con más casos a nivel país, lo anterior, de acuerdo a  el censo que fue elaborado por el Movimiento Nacional por Nuestros Desaparecidos con solicitudes de información y trabajo de campo, por lo que fue certificado por la Secretaría de Gobernación (Segob), debido a que no existen estadísticas oficiales.

En este sentido, el Informe del Comité contra la Desaparición Forzada sobre su visita a México en diciembre del 2021, al amparo del artículo 33 de la Convención, destacó su “profunda preocupación ante la crisis forense a la que se enfrenta el país. Según los datos públicos, más de 52,000 personas fallecidas sin identificar yacen actualmente en fosas comunes, instalaciones de los servicios forenses, universidades y centros de resguardo forense”.

En la misma vertiente lo hace el colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla, a través de su fundadora María Luisa Núñez: (El estado) tiene por lo menos 800 cuerpos sin identificar y no está funcionando la identificación de personas fallecidas, primero por falta de personal, la Fiscalía no cuenta con el personal suficiente, con los peritos suficientes que les dé tiempo que puedan humanamente entregar resultado dentro del tiempo considerable”.

Colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla Fundadora: María Luisa Núñez, fundadora de La Voz de los Desaparecidos en Puebla, durante su primera visita al municipio de San Martín Texmelucan. Fotografía: Pedro Alonso

En este sentido, la activista señaló que hasta el 18 de febrero del presente no contaba con un perito en antropología forense, el cual se encarga de procesar los restos óseos, por lo cual, los trabajos están suspendidos, y agregó: “sólo cuentan con una perito en arqueología forense, hay peritos en genética y como los resultados que relativamente salen más rápido, más o menos en un mes”.

Por lo que las autoridades estatales de Puebla están rebasados con muchísimos cuerpos sin identificar, por el poco personal, de ahí que María Luisa Núñez, señala que es “humanamente imposible que puedan atender de manera oportuna la identificación de los cuerpos”, por lo que, muchos cuerpos se han ido a la fosa común por el trabajo mal hecho por parte de los ministerios públicos.

“Se han inhumado cuerpos sin que se realicen o se agoten los requisitos mínimos que señala el protocolo para el tratamiento de restos humanos, inhuman los cuerpos sin realizarle un perfil genético en realizarles un dictamen antropológico y arqueológico”.

De ahí la importancia de que se cuente con un panteón forense en la región de San Martín Texmelucan-Huejotzingo, el cual ya cuenta con el terreno en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco, debido a que el municipio de Huejotzingo por ser cabecera del distrito Judicial, le dotó con el aval del estado, una porción de terreno para su construcción con el objetivo de que se resguardan los restos mortales de las personas y que en un futuro puedan ser identificadas, y con ello sus familiares les puedan dar sepultura.

Los desaparecidos en Texmelucan-Huejotzingo; entre el desinterés de las autoridades

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNDPDO) dependiente de la Comisión Nacional de Búsqueda, el estado de Puebla tiene mil 800 personas desaparecidas, y son 30 municipios quienes concentran el mayor número de casos de personas desaparecidas, y entre estos se encuentran San Martín Texmelucan y Huejotzingo.

En este sentido, de acuerdo con el RNDPDO, el municipio de San Martín tiene registrados 73 casos, de estos 44 son nombres y 29 son mujeres.

Dicha base de datos resalta que las colonias donde se tiene al menos un caso de personas desaparecidas son Carrillo Puerto, La Joya, Solidaridad, San Isidro, La Purísima, Ojo de Agua y las comunidades de San Rafael Tlanalapan y San Baltazar Temaxcalac, algunas de estas zonas fueron donde se dio la actividad huachicolera.

El 60.27% son hombres y el 39.73 % son mujeres, mientras que los casos donde se registraron un mayor número fueron en el 2018 con 3 mujeres y 11 hombres, y en el 2019 donde se reportaron 4 mujeres y 10 hombres.

Se destaca que en el 2018 en el mes de noviembre se registró el mayor número de desaparecidos con los casos de 2 hombres y una mujer; y en el 2019 fue en el mes de abril donde se registraron 3 casos de mujeres, en junio 3 hombres.

Y los rangos de edad para las mujeres que se reportaron desaparecidas fueron 9 entre 15-19 años y 4 casos de 20 a 24 años; mientras que en los hombres se destaca de 20-24 años y 25 a 29 años.

Esos datos los ilustramos con los casos de Alejandra Arellano y Karina García, cuyos familiares no han parado de buscarlas, acudiendo tanto a las autoridades como a la misma ciudadanía, para que les proporcione alguna pista de su localización.

Colectivo Voz de los Desaparecidos en Texmelucan: En la manifestación pacífica que se realizó el pasado 22 de marzo, además de los familiares de Fernanda Arellano participaron los de Karina García. Fotografía: Pedro Alonso.

Karina García desapareció a los 22 años, el 27 agosto del 2016 en la Junta Auxiliar de San Lucas Atoyatenco, del municipio de San Martín Texmelucan, una población donde se notó una importante actividad huachicolera, debido a que en su territorio cruzan los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex); es su madre, Martina Hernández, quien afirma que aún cuando hay personas implicadas en la desaparición de su hija, las autoridades no han prestado interés para su pronta localización.

Por lo que, sólo ha encontrado apoyo en los colectivos como La Voz de los Desaparecidos en Puebla y en Las Ácratas, estas últimas un colectivo feminista en San Martín Texmelucan, quienes la alientan a seguir buscando sin importar la apatía de los servidores públicos de la Fiscalía General del Estado.

Asimismo, puntualiza la mamá de Karina García, que las autoridades revictimizan tanto a la víctima como a los familiares, al señalar que le han reprochado que su hija está ausente “por irse con el novio y no desaparecida”; Y es este tipo de acciones que son un motivo para que las familias ya no hagan la denuncia.

Otra de las anomalías que enfrentan los familiares son las extorsiones, tal como lo narró el hermano de Alejandra Arellano, quien desde que empezó con la búsqueda, ha recibido llamadas solicitando dinero para entregar a su familiar.

Cabe recordar que Alejandra Arellano desapareció el 26 de marzo de 2019, cuando salió con un amigo, de acuerdo con notas periodísticas, este hombre fue encontrado sin vida, en la comunidad de El Moral, y su muerte fue relacionada con la actividad huachicolera que se daba en ese momento en el municipio de San Martín Texmelucan.

Su caso sobresalió debido a que sus familiares colocaron espectaculares con datos para su localización, y a tres años de su desaparición con el apoyo del Colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla, realizaron una marcha pacífica por las calles de San Martín Texmelucan, para evidenciar a las autoridades en poco interés en la búsqueda de Alejandra Arellano.

Mientras que en el caso del municipio de Huejotzingo, se tienen 44 casos de personas desaparecidas, en donde se han reportado son Santa Ana Xalmimilulco, Huejotzingo, Segundo Barrio.

De acuerdo con la estadística de la RNDPDO, están reportados 28 hombres y 16 mujeres como desaparecidas, siendo los años del 2005 con cinco casos y el 2019 con 7 hombres no se han registrado el mayor número de denuncias.

Pero en el 2018 se destaca el mes de septiembre con 2 mujeres desaparecidas y diciembre dos 2 hombres y una mujer. Y en el 2019 en enero y junio se reportaron a dos hombres desaparecidos por mes, respectivamente.

Mientras que la edad en las mujeres fueron 10 a 14 años con 5 casos y 25 a 29 años con 5 registros; mientras que en los hombres se destaca con tres casos entre 20 a 24 años y 30 a 34 de edad y con 7 casos de 25 a 29 años.

En este municipio los familiares no han hecho público la desaparición de una persona, como los casos descritos en San Martín Texmelucan. y en el caso de Santa Ana Xalmimilulco, comunidad que fue centro de operaciones de los grupos que se dedicaban al robo de combustible, lo único que les ha quedado a las familias es hacer misas en la parroquia de Santa Ana Xalmimilulco para pedir por el pronto regreso de su ser querido.

Pero también como lo destaca María Luisa Núñez: “Ante la desaparición forzada, el Estado ha resultado totalmente omiso, no es incompetente, las autoridades son competentes cuando quieren porque les conviene, pero hablando de los desaparecidos, la desaparición forzada de personas no representa un interés o una ganancia mediática, política o económica por eso es un tema a que a las instituciones no les importa buscar a los desaparecidos”.

Finalmente en cuanto al trabajo que está desempeñando la Comisión Estatal de Búsqueda, la representante del Colectivo La Voz de los Desaparecidos en Puebla, precisó: no trabajan como debe de ser, no trabajan de la mano de los familiares, la Comisión de Búsqueda, jamás ha hecho una acción de búsqueda por Alejandra Arellano”. 

Las dos fosas clandestinas en Huejotzingo

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) publicó en 2016 el primer informe nacional sobre fosas clandestinas y desapariciones, titulado Informe Especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre desaparición de personas y fosas clandestinas en México 24. En él se documentaron, del periodo de 2007 a 2016 en el estado de Puebla, cinco fosas clandestinas con 10 cuerpos. En 2017, posterior a la publicación del informe, se encontró una fosa más; sin embargo, para julio de 2017, la FGE seguía sin reconocer la existencia de entierros clandestinos.

De acuerdo con la plataforma plataformaciudadanadefosas.org la cual conjunta información obtenida y analizada a lo largo de los últimos seis años, misma que fue recabada por ONG y Colectivos, destaca que la FGE de Puebla reportó hasta el 2020, dos fosas clandestinas en el municipio de Huejotzingo, aunque en la prensa sólo se consignó una la cual fue el hallazgo sin vida de quien fuera el delegado de la Secretaría General de Gobierno del Estado, en la comunidad de Santa maría Tianguistengo.

Fue con la desaparición del delegado Luis Fernando Tinoco, en julio del 2019, se notó un interés por parte de los funcionarios estatales en la búsqueda, pues en menos de 48 horas, la FGE ya había localizado sin vida al funcionario, junto con otras personas en una fosa clandestina, sin embargo, en dicha zona fueron dos fosas clandestinas donde al menos se encontraron cinco cuerpos.

De esta fosa sacaron el cuerpo del delegado de la Secretaría General de Gobierno estatal, Luis Fernando Tinoco, quien fue levantado en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco. Fotografía: Héctor Tenorio

Para la represente del Colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla, los casos de fosas clandestinas, se notó en el 2018, siendo el municipio de Ajalpan, donde se reportó el primer hallazgo, sin embargo, “no sabemos cuántas personas fueron encontradas en esa fosa clandestina, un pozo a cincuenta metros de profundidad y no sabemos si ya han sido identificados”.

María Luisa Núñez, agrega que también hay fosas clandestinas en Ajalpan, Huejotzingo, Ciudad Serdán, Palmar de Bravo, en el mercado Morelos de la ciudad de Puebla; por lo que, evidenció que las autoridades no han compartido información a las familias que buscan a un desaparecido.

Reiteró que “en el 2020 se encontraron fosas clandestinas por lo menos con seis personas, claro que hay fosas clandestinas en Puebla, el gobierno lo sigue negando y tenemos conocimiento de muchas otras que no han sido intervenidas todavía”.

Finalmente, Informativo ProyectoCINCO, dio a conocer el pasado 30 de enero, el hallazgo de un pozo de agua que sirvió como fosa clandestina la cual se localizó en la comunidad de San Juan Pancoac, perteneciente al municipio de Huejotzingo, donde se hallaron al menos dos cuerpos, ya en estado de descomposición, uno de ellos fue identificado.

Esta fosa se localizaron dos cuerpos, el cual se ubica en la comunidad de San Juan Pancoac, Huejotzingo. Fotografía: Cortesía

Por lo que este cuerpo, al saturarse las gavetas del frigorífico del SEMEFO o porque ya pasaron los tres meses al no ser identificado, fue depositado en la fosa común, ampliando así la estadística de este 2022, que de acuerdo a la FGE de enero a marzo se han contabilizado 347 casos, pues en enero se reportaron 118, en febrero 115 y marzo 114.

Por lo que, sus familiares continúan con el viacrucis de su búsqueda; cuando el objetivo del SEMEFO en el estado de Puebla es de «realizar la identificación de las personas vivas o no y/o de los restos humanos que ingresan en calidad de desconocidos».

Este reportaje fue bajo iniciativa de la Red de Periodismo, Investigación e Incidencia, apoyado por El Colmex-Insyde.

Pedro Alonso, es Licenciado en Periodismo por Examen Ceneval, así como fundador del portal ProyectoCINCO.com; y miembro de la Red de Periodismo, Investigación e Incidencia.

Con la colaboración de Rogelio Benítez es maestro en análisis regional por el CIISDER de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Su edición estuvo a cargo de Aranzanzú Ayala.