Skip to main content

“Montadeudas”, el nuevo “gota a gota” digital

Alejandro Mendoza Benitez

Abril 2023
Fotografía: Jessica Lizbeth Mendoza Benítez

Mariana es una joven que solo buscaba un ingreso extra, algo de dinero para completar gastos, pero nunca imaginó que un préstamo podría convertir su vida en un infierno. De hecho, Mariana ni siquiera es su verdadero nombre, pero ha preferido ser llamada así para no ser identificada por quienes operan aplicaciones de préstamos rápidos.

Cada día recibe decenas de llamadas de los ‘montadeudas’ que la han amedrentado durante meses por un préstamo que ni siquiera obtuvo. Han vulnerado su integridad: amenazas, fotomontajes, violencia digital. 

El día que el miedo y la incertidumbre se apoderaron de Mariana todo cambió. Lidiar con la desigualdad social y las precariedades era difícil, pero se volvió insostenible tras descargar una aplicación que le prometía un préstamo sin “mucho papeleo”. 

“Quise solicitar un préstamo por medio de una aplicación y descargué una que se llama Crédito Lana. Al momento de ver la cantidad del préstamo [que] eran 900 pesos de los cuales yo tenía que regresar tres mil y cacho, decidí no continuar con eso”, aseguró Mariana en un momento de la entrevista. 

En Internet, la oferta de aplicaciones de préstamos rápidos aumentó de manera exponencial durante la pandemia por COVID-19. No hay una, dos o tres opciones, hay decenas: Envía Dinero, Listo Efectivo, Cash Money, Peso Préstamo, José Cash, Cash Box, Ola Cred, Adquiere Peso son solo algunas de ellas.

Archivo: Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

En México hay al menos 718 aplicaciones identificadas y registradas por el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Con ellas, aumentaron las denuncias —en su mayoría— por extorsión. Se convirtió en una epidemia. 

De acuerdo con el órgano presidido por  Salvador Guerrero Chiprés, “se han identificado 281 apps activas, 45 páginas web, 83 apps dadas de baja y 309 no encontradas” y aunque en su mayoría se trata de amenazas que no trascienden a una agresión física, la violencia que se ejerce es similar al sistema de cobro ‘gota a gota’ iniciado en Colombia en la década de los 90. 

Lo que Mariana no imaginaba era que su aplicación de préstamos se manejaba como una organización criminal. Un modo de operar que dejó al descubierto el sistema de robo que las compañías de préstamos que no están reguladas utilizan cada vez más. 

Se trata de organizaciones que operan de manera coordinada mediante plataformas digitales ofreciendo préstamos rápidos hasta la “comodidad” de tu casa. Ni siquiera es necesario terminar la solicitud de préstamo, basta con descargar la aplicación para que inicien las amenazas haciendo uso de toda la información que obtienen de tu celular.

“Traté de ignorarlos por completo, cuando de repente me empezaron a decir que tenían acceso a todos mis contactos, a todas mis fotos, a mis correos, a mis mensajes, a mi WhatsApp, incluso a mis cuentas bancarias, a todo mi teléfono”, contó Mariana más adelante.  

Mariana descargó la aplicación Crédito Lana y aunque no solicitó el préstamo debido a los grandes intereses, la extorsión cumplió más de un mes desde que inició.  

A través de su celular obtuvieron información personal como fotos y contactos. 

Archivo: Capturas de pantalla del celular de Mariana.

Obtuvieron un acceso completo: podían prender la cámara y tomar fotografías cuando querían, también el micrófono y grabar audios sin necesidad de abrir la aplicación. 

Mariana era vulnerada y no lo sabía. 

Así fue como Mariana comenzó a pagar una deuda inexistente que pasó a sus familiares y a los familiares de los familiares. Lo que inició como una amenaza después se convirtió en realidad.

En redes sociales fueron publicados fotomontajes de Mariana ofreciendo “sexoservicios”, también fueron enviados por privado a sus contactos y difundidos en grupos de Facebook de las regiones aledañas.

Archivo: Fotografías de mensajes y publicaciones enviadas al teléfono de Mariana.

Pero a pesar de que fueron denunciados amparados por la Ley Olimpia el daño ya estaba hecho. 

La señora Karen, tía de Mariana, cuenta que ella recibía alrededor de 30 llamadas al día, sin embargo, negaba en todo momento conocer a su sobrina. 

“A mí seguramente me tenía registrada como su tía por que me lo dijeron, queremos hablar con la señora Karen, la tía de ella [Mariana], usted es su aval”, aunque para evitar más reclamos, Karen optaba por bloquear los números telefónicos. 

Este sistema de extorsión de los ‘montadeudas’ es similar al “gota a gota” del crimen organizado colombiano: te prestan, te cobran y si no pagas en poco tiempo altos intereses, te extorsionan y vulneran tu integridad.  

En 1998 se inició una red de extorsión que los colombianos “popularizaron”, una cadena de préstamos chiquitos y cobros altos en América Latina. El sistema de extorsión denominado ‘gota a gota’ se extendió rápidamente por ciudades de Colombia y posteriormente a Ecuador y Perú, luego Chile, Argentina, Brasil y por supuesto México de acuerdo con una investigación de Hugo Mario Cárdenas López realizada para CONNECTAS y El País Cali en 2017. 

No liquidar los préstamos solicitados tiene consecuencias: el “decomiso” de objetos de valor, el asesinato o incluso la prostitución. El “gota a gota” digital ya no tiene barreras.

En un correo enviado a Mariana se identifican en algún momento como operadores colombianos:

Archivo: Captura de pantalla de correo enviado a Mariana.

Aunque empresas como Okrédito aseguran que no son responsables de las extorsiones que suceden fuera de su aplicación, sí afirman que hay medidas preventivas para evitarlas.

“Es muy importante que el usuario que encontró información de esta compañía en Google entre a la página de esta compañía y en esta página revise los contratos, revise los términos y condiciones, revise los avisos de privacidad, revise los domicilios, revise el RFC, revise las condiciones del préstamo”, aseguró en entrevista Carlos Urrutia Orozco, vicepresidente y vocero oficial de Okrédito.

Sin embargo, las aplicaciones jamás te notifican que uno de los riesgos es ser extorsionado: Okrédito contaba en 2022 con solo 4 reportes de extorsión, pero el número actualizado en 2023 por el Consejo Ciudadano registra 242 casos aún con tiendas en activo. 

Y aunque hay casos de éxito como el de la tía de Mariana que al tener conocimiento sobre seguridad digital pudo evitar que la extorsión continuara bloqueando algunos de los números de los que se comunicaban, la historia no es la misma para quienes no cuentan con conocimiento en tecnologías para hacer frente a las amenazas. 

En México, en 15 segundos puedes perder dinero y la tranquilidad de tu vida en un sistema de ganancias superiores a los 21 millones de pesos según una estimación del Consejo Ciudadano citada por Forbes. Una realidad llena de extorsiones que “las autoridades no saben cómo tratar”. 

“Lo que me dice el abogado es que no hay manera de frenarlo porque no existe una ley que ampare este tipo de situaciones, este tipo de casos. Lo que sí se podía hacer era meter la denuncia de que estaban haciendo mal uso de mis datos”, dijo Mariana.. 

Pero Urritia Orozco asegura que los riesgos están “a la vista de los usuario” en las políticas de uso, así que la responsabilidad es, en gran medida, de quien las descarga y las usa. 

El 25 de agosto de 2022, un juez obtuvo la vinculación a proceso de cuatro personas de origen asiático que presuntamente fueron ligadas a las aplicaciones de préstamo exprés. Los imputados fueron detenidos el día 17 de agosto durante un megaoperativo realizado por la policía capitalina. No obstante, a pesar de los operativos el Consejo Ciudadano tiene registrados a marzo de 2023 un total de 9607 reportes. 

Archivo: Captura de “montadeudas” en megaoperativo en la Ciudad de México.

El acceso indiscriminado a los datos de los usuarios es preocupante y más cuando se sabe que dependerá de la “ética institucional” que tú o tu familia se encuentren bien.

Los préstamos rápidos y en abonos chiquitos pueden sonar tentadores, pero además de ofrecer tratos abusivos y fuera de toda regulación, convierten a usuarios necesitados en víctimas de extorsiones, en donde el pago de grandes montos, la prostitución o la muerte son la única salida.